martes, 24 de noviembre de 2009

Caminando...sin parar




Después de tanto tiempo y de haber hecho tantas cosas, ya es hora de sentarme a escribir. Por otro lado, mis primos insisten en que escriba, así que no me queda otro remedio.

La última entrada la publiqué hace dos semanas y hasta el día de hoy no he parado.

En primer lugar contaré mi viaje a Quinua y Wari. El pueblo de Quinua está a 40 minutos de Ayacucho. Es un pueblo inesperado, ya que hay mucha tranquilidad, vas por las calles y la gente te saluda muy amablemente, hay muchos talleres de artesanos donde puedes entrar y conversar con ellos, te explican cómo hacen su trabajo, te cuentan su vida en un pueblo tan pequeño y tranquilo, en definitiva, vas disfrutando del camino con todo lo que se va presentando. Después de tanta visita, vamos rumbo a El Obelisco. Es un monumento en conmemoración a la victoria de los peruanos, bajo el mando de Sucre, sobre los españoles. Está situado en una pampa inmensa y desde donde se avista la ciudad de Ayacucho.

Al llegar te asaltan muchas personas, unas para vender su explicación sobre la batalla, otras para ofrecerte sus caballos y dar un paseo, otros te ofrecen sus comidas. Como tenemos tantas ofertas decidimos hacerlas por orden, así que negociamos con la señora que alquila los caballos y vamos con dos de ellos hasta la cascada. Cuando llegamos a la entrada nos tenemos que bajar ya que el recorrido hay que continuarlo a pie. Así que nos dirigimos a la cascada caminando y comiendo choclo con queso, y cual es mi sorpresa que me encuentro con un canal, con un agujero, por donde salía agua y formaba una cascada, es decir, una cascada artificial. Pero el paisaje es impresionante y mereció la pena la caminata.

Volvemos a El Obelisco y decidimos comer algo. Hay varios puestos de comida casera, donde los pobladores llevan lo que hacen o lo cocinan allí, chicharrón, cuys, choclo, puca picante... pero como mi úlcera y gastritis me restringen mi dieta, pido choclo con papas, y me quedo con las ganas del chicharrón.

Después de comer decidimos ir junto a El Obelisco para que una chica universitaria, por dos soles, nos cuente la batalla de Ayacucho. Mientras va contando la historia yo sonrío mucho ya que los españoles son los malos de la historia,los invasores, pero a pesar de ser minoría los peruanos, lograron vencerlos.

Tras salir derrotado de la historia, nos marchamos a comer algo con fundamento. Comienza a llover y nos refugiamos en un recreo y de paso almorzar. La que nos atiende nos dice que sólo tiene truchas y cuy, así que pido una trucha. Como tengo tan buena suerte, la trucha estaba pasada, así que llamo a la señora y le digo que con mi úlcera ya tengo bastante como para comerme un pescado malo. Nos marchamos y como en un bar del pueblo arroz blanco con huevos.

Después de tanta odisea para comer, tomamos rumbo a las ruinas del pueblo Wari. Es un complejo arqueológico donde se han rescatado varios lugares. Visitamos el lugar y como anochece vamos a la carretera para agarrar un carro. Mientras esperamos miramos a la pared y nos damos cuenta de que se pueden coger restos de vasijas, huesos..., así que nos dedicamos un tiempo a ser arqueólogos. Viendo que no pasa ningún carro vacío, vamos caminando y se oscurece. Casi perdiendo toda esperanza por fin nos recoge una camioneta y subimos en la parte de atrás, por lo que el camino hasta Ayacucho lo hacemos al aire libre en la camioneta con más personas que van recogiendo por el camino, todo un lujo.

Durante la semana me dedico a preparar el curso de mitología, que imparto los miércoles y el festival de danza y música. Por fin llega el sábado, día en que se realiza el festival. Es un acto donde todos los grupos de jóvenes representan sus danzas y tocan su música. Asiste mucha gente y el acto termina muy bien. Me olvidé mencionar que por la mañana había asistido al partido de fútbol del grupo Juan XXIII, entro al banquillo como utillero. Jugaron bien los chicos y ganaron, a pesar de jugar con uno menos, ya que uno de los chicos fue expulsado por tirar el balón fuera del campo, aquí los árbitros no se andan con rodeos.

Para despejarme de tanto movimiento, el domingo vamos a Huanta, que se encuentra a una hora de Ayacucho. Sin saberlo es el día principal del pueblo. Asistimos a una marcha en la plaza de Clubs de Madres. Damos un paseo por el mercado y decidimos ir a Luricocha, que está a 15 minutos de Huanta. Allí comemos un buen chicharrón y truchas. Por la tarde vamos a unas representaciones de "bailes de negritos", donde parejas con una vestimenta especial y máscaras negras, compiten por ver quién baila mejor. Sin haber terminado el acto coienza el "diluvio universal", nos refugiamos donde podemos e intentamos agarrar un carro, lo que parecía casi imposible, ya que había mucha gente. Nos adelantamos y por fin entramos en uno como sardinas en lata. En un coche para 5 íbamos 11, de los cuales 6 estábamos en el maletero, pero sólo fueron 15 minutos, bien largos. Ya en Huanta tomamos una combi para Ayacucho y toca descansar.

Esta semana tengo que preparar la segunda parte del curso de mitología y los diferentes talleres que tengo pensado hacer con los chicos.

Pronto serán las navidades y aquí se respira aires navideños, por lo que me entrará la morriña por mi tierra. Espero estar sano para esa época y poder comer algo más que verduras, ya que tengo prohibido todo, así que esto es una invitación a mis hermanos y primos, tienen la obligación de ir al Bar Kiko y tomarse un par de Doradas a mi salud para que me reponga cuanto antes, ya cuando vaya las pago.

Gracias a todos por el interés y el apoyo. Conmigo no puede ni úlceras y gastritis.

4 comentarios:

Palomita dijo...

Casianoooo pon la foto mas pequeña!! jejje. que bichito eres.
pasalo muy bien y cuidate que barriga sólo hay una. un besito.

Horacio dijo...

chacho no comas tantos chicharrones de esos ,y tanta trucha que la ulcera acaba contigo
animo desde barcelona
intentaremos estar el 24 en el bar kiko tomandonos una doradita fresquita!!!!

Anónimo dijo...

bicho,ya tenemos los pasajes,el 17 de enero asomaremos la josica por hay.no te eschabetes mucho con el listado.

Héctor dijo...

Don FELIZ XD un abrazo grande que aunque no te escribo nunca, si que te leo y me alegra saber q estas bien, haciendo muchas cosas, ayudando a mucha gente conociendo y aprendiendo cosas y que el tiempo se te va rápido. Un besito