jueves, 20 de enero de 2011

Comienza el curso.

Después de casi un mes de vacaciones más algunos días de pereza, por fin me siento frente al ordenador para contar todo lo que me ha sucedido en este tiempo.
Quien haya seguido el blog desde el principio se habrá dado cuenta que con el paso del tiempo tiendo a ser demasiado breve y a escribir entradas de "higos a brevas"...al menos lo reconozco...pero esta vez intentaré remediar ese gran defecto y contaré con todos sus detalles las cosas que hice estas vacaciones...y ahora...¿quién se creyó que no sería tan breve como siempre? jeje.
Los peruanos que me conocen me dicen que estoy "piña" (gafado, salado...), es que las cosas que me pasan a mi...han sido dos úlceras, gastritis crónica, infección intestinal, y ahora viene el apartado "Félix y las guaguas". Ya saben que una vez perdí el sentido en una, que hubo un derrumbe en la carretera y nos quedamos esperando varias horas, que la guagua se averió a medio camino y tardamos diez horas más en llegar a Lima...y por último, que no pensaba que me pasaría, quedarme varado por una nevada. Sí, como se lee. Iba yo tan tranquilo, pensando que ya me había pasado de todo, cuando la guagua se para, entonces digo..."será que van a cambiar de chófer"...que iluso yo¡¡¡ El azafato dice "nos vamos a quedar unas horas parados debido a que hay una fuerte nevada y el carro patina y es muy peligroso ya que hay muchas curvas..." Pues mira, una más para la colección. Y pasan las horas...una, dos, tres, cuatro...y por fin arranca... Intento relajarme pero no se va de mi mente que perderé el vuelo a Cusco. Llegamos a Lima sobre las 11.00 y me relajo ya que hay tiempo...y vuelvo a pecar de iluso...tremenda cola, muchacho¡¡¡¡ Pues sí, una hora de cola hasta llegar a la estación. Lo más gracioso era que mientras estaba en la cola, había al lado un taxi que tenía pegado en el espejo lo siguiente "ten fe"...a ver, yo intentaba tenerla, pero es que el tiempo no acompañaba. A las 12 cojo el taxi y le digo al hombre que le pago más pero si es posible, vuele... Tras haber dejado por el camino el corazón y el hígado, llego al aeropuerto, me salto todas las colas y por fin llego a facturar. El vuelo era a la 13.30 y llegué a la 13.05.

Bueno, tranquilos que cada cosa no la voy a contar así. Tomen aire, échense algo...ya?? Pues seguimos...

En Cusco me iba a quedar en casa de Bernardino, que es medio de Salamanca-Tenerife-Perú. Tiene una casa preciosa en el Valle Sagrado de los Incas y en un lugar donde los pájaros te despiertan, estás rodeado de montañas...en fin, el paraíso. Pasé la nochebuena con él y una familia. Estos días los aproveché para ver más cosas de Cusco y por fin llegar al Machu Pichu.

Como tenía varios días, quise ir a Bolivia, que como dicen aquí "está aquisito no más..." Primero tuve que ir de Cusco a Puno, luego Puno-Copacabana y por fin, después de 21 horas, llego a La Paz. 
Lo que más me llamó la atención de La Paz fue la comida tan rica que tienen y lo peor fue que se aprovechan del turista todo lo que pueden. Sirva como ejemplo que para entrar en Copacabana, se sube un hombre, y dice que tenemos que pagar un boliviano por entrar en el pueblo, y no era el peaje que no lo hay. Cuando comento esto a los bolivianos me dicen que eso era porque iba en una guagua turística. A pesar de ciertos inconvenientes, disfruté de la ciudad. Tenía pensado ir a otras regiones, pero lo medité mejor y regresé. De camino me quedé en Copacabana, que es un "sacaperrasalturista". Hay cosas que no entendía. Por ejemplo, para llegar hasta La Paz hay que cruzar un estrecho en barco, tanto los pasajeros como las guaguas. Han querido hacer un puente pero los dueños de las barcas que transportan pasajeros dicen que si pasa eso ellos se quedan sin trabajo...sin comentarios...

Terminé mis vacaciones en Cusco, fui a visitar pueblos perdidos y encantadores, conocí a muchos artesanos, comí como un rey en la Tayta (que es la casa de Bernardino) y volví a pensar que si vas montado en un coche en este país, tu vida no vale nada. Casi siempre conducía yo y para no morir aquí tienes que ser Cerbero. La gente conduce siempre con prisa, no suelen respetar las señales (si es que encuentran alguna). Un gran problema es que muchos conductores no tienen carné de conducir, por lo que no se saben bien las normas de conducir. Y lo peor es que si no tienes carné, no pasa nada, si te para la policía le das diez soles y listo, aquí no ha pasado nada...

Vieron?? no me extendí tanto. Ya estoy en Ayacucho, comienza el curso, las planificaciones... y como siempre me pasa después de un tiempo de vacaciones, me tengo que volver a adaptar, y les aseguro que cuesta lo suyo.

Las fotos son de Machu Pichu, de la Tayta Wasi (casa de Bernardino)....

Ruinas de  Pisac
 Machu Pichu
 Casa de Bernardino
Estrecho que hay que cruzar en Bolivia